Saltear al contenido principal
VOLVER

Despacho de Abogados

Planteamiento

El cliente es un despacho de abogados con 10 años de trayectoria y cuatro áreas de especialización, aunque también cubren otras áreas del derecho para sus clientes habituales.

Empezaron con un éxito rápido en sus inicios, lo que los llevó a la ampliación del número de socios y más crecimiento sin prestar demasiada atención a la consolidación de sus procesos empresariales.

El problema que experimentan, y por el que empezamos a trabajar con ellos, es el típico de una crisis de delegación caracterizado por lo siguiente:

  • Las urgencias no permiten a los socios ocuparse de lo importante, están apagando fuegos desde que entran hasta que salen.
  • Las iniciativas que se toman para mejorar acaban olvidadas o en un cajón sin llegar a utilizarse.
  • No se conocen las métricas clave de la empresa y por lo tanto no hay suficiente control.
  • El portfolio de servicios es tan grande que añade una complejidad muy difícil de gestionar.
  • Hay un cansancio general, buenos resultados económicos, pero a costa de un esfuerzo demasiado grande.

Mejora su proceso de gestión al 100% 

Solución

Planteamos un proyecto global abarcando las áreas principales que les van a hacer superar la crisis de delegación en la que están inmersos compuesto por las siguientes áreas:

  • Visión e Impulso.
  • Organización y personas.
  • Datos.
  • Dinámica de trabajo.
  • Procesos.
  • Tecnología.

Debido a su alta carga de trabajo alargamos un poco los plazos, siendo los dos primeros meses de preparación en vez del mes habitual.

Implementación

En este caso hubo un trabajo muy intensivo de alineación entre los socios. No todos veían la necesidad del proyecto e invertimos mucho tiempo en explicar las razones qué hacían el proyecto necesario.

Afortunadamente fue un tiempo muy bien invertido, una vez que los socios se alinearon hacia los mismos objetivos empezaron a trabajar en equipo y el proyecto se aceleró.

Fue especialmente significativo el trabajo en la visión empresarial ya que llevó a un replanteamiento de la estrategia que se concretó en una reducción de las líneas de negocio y un enfoque en aquellas que estaban funcionando mejor.

Se establecieron reuniones de gestión semanales, mensuales y trimestrales que siempre se celebraban el mismo día de la semana a la misma hora y con la misma agenda.

Como siempre ocurre con estas reuniones, al principio fue un reto conseguir asistencia, todo el mundo parecía tener una buena excusa (casi siempre un cliente) para no asistir.

El método que seguimos para conseguir que las reuniones de gestión se convirtieran en el único lugar en el que se toman decisiones fue precisamente denegar cualquier otra reunión con el director general para tomar alguna decisión. Se le pedía al interesado que añadiera su tema a la próxima reunión semanal.

Un proceso que fue un poco doloroso pero que se reveló tremendamente eficaz.

La implementación duró 16 meses, algo más que los 12 habituales, porque se amplió a algunos procesos que se consideraron necesarios.

Resultado

Empresa habilitada para crecer

  • El proceso de gestión es ahora sólido, existe la habilidad de delegar, toman decisiones en función de datos objetivos y tienen hojas de ruta para el trimestre y el año en curso.
  • La reducción de sus líneas de negocio permite un mejor enfoque de sus acciones de marketing que ya empiezan a dar resultados positivos.

Mejoría en su rating del 100%

  • Al inicio del proyecto su rating de gestión medido por nuestro sistema Impulso de gestión estaba en un 42%, al final del proyecto se encuentra en el 85%. Este rating se elabora a partir de una encuesta realizada a todos los miembros del equipo y calculando el promedio, lo que refleja una mejoría muy importante en cómo el equipo directivo se ve a sí mismo y, por lo tanto, en su motivación y capacidad de afrontar nuevos retos.

Determina la fortaleza
de tu organización

Test rápido para entender el desempeño del proceso de gestión de tu empresa.

Volver arriba